• Un estudio realizado en 2011 por el profesor Quentin Atkinson reveló que es probable que el origen de todos los idiomas sea el mismo: algún punto del sudoeste africano, a esto se le llama proto-lengua, o lo que es lo mismo, la lengua original o lengua madre de la que se derivarían todos los idiomas.

 

En la historia de la humanidad podemos ver que hay dos maneras en las cuales una proto-lengua podría haber generado diferentes idiomas:

 

  1. Una misma lengua original utilizada por muchos hablantes que se expandieron fuera del lugar en dónde se hablaba inicialmente.
  2. La lengua aprendida por las personas ajenas a cierta comunidad y que, al aprenderla, la mezclaron la propia.

 

En cualquiera de los casos, la lengua original sufriría ciertas modificaciones hasta que no se entendería más la original. Tal es el caso de las diferentes familias de idiomas que comparten ciertos rasgos en común (como las derivadas del latín) pero que también ostentan grandes diferencias fonéticas o gramaticales.

 

A lo largo de los siglos hemos visto conquistas, guerras y cambios de imperios que han obligado a la humanidad a ir modificando poco a poco el idioma que se habla en alguna población, ciudad, región o país para adaptarse a los nuevos regentes. Tal es el caso de estas tres ramas de familias lingüísticas: la indoeuropea románica, la indoeuropea germánica y la indoeuropea indoirania. Estas están presentes en la mayoría de los idiomas hablados en Europa, Gran Irán y Asia meridional, lo cual representa cerca de 3,200 millones de hablantes.  

 

Lenguas romances

 

Tienen su origen en el latín vulgar, o también llamado el latín del pueblo, que era la lengua hablada por la gente común; este tipo de latín fue el idioma que se expandió entre la población general cuando el catolicismo se asentó en las comunidades del Impero Romano y que además se mezcló con los idiomas y dialectos de las zonas conquistadas, de ahí su nombre: romances por ser los “idiomas del amor” pero también por su conexión directa con Roma.

 


Los idiomas pertenecientes a las lenguas romances comparten vocabulario y muchas características lingüísticas como gramática a pesar de algunas diferencias fonéticas. Dentro de la rama indoeuropea de las lenguas romances encontraremos idiomas derivados del latín vulgar como son el español, el portugués, el francés, el italiano y el rumano, que ostentan el título de “idiomas oficiales”; pero, también existen otras que tal vez tienen menos implicaciones políticas y culturales como son el catalán, dálmata o el sardo, pero que en sus regiones tienen una gran importancia.

 

Lenguas germánicas

 

Esta segunda subcategoría de la rama indoeuropea comprende otras tres ramas más pequeñas: las lenguas germánicas occidentales, nórdicas y orientales. Esta última categoría contiene las lenguas ya extintas como el gótico (que fue la primera lengua germánica de la que tenemos conocimiento, perteneciente al pueblo Godo durante el siglo II a.C. y hasta aproximadamente el siglo VII d.C. cuando cayó en kdesuso y murió), el vándalo y el burgundio.

 


Las lenguas germánicas occidentales comprenden idiomas como el inglés, alemán y holandés. En las lenguas germánicas nórdicas encontramos todos los idiomas de los países escandinavos como el noruego, el feroés, islandés, sueco y danés. Todos estos idiomas están relacionados de una forma lingüística similar a lo que sucede con las lenguas romances, los idiomas germánicos tienen sus bases en los antiguos alfabetos rúnicos y el gótico. Por diversos métodos de gramática comparada se ha podido establecer relación entre estos idiomas, llevando a una proto-lengua germánica que dio vida a todos los demás idiomas de esta rama.

 

Lenguas indoiranias

 

Son los idiomas que descienden de las antiguas lenguas habladas por los habitantes de la zona Indo-iraní que hoy en día comprende el norte del territorio de Afganistán. Se trata de una rama de idiomas que abarcan una parte de Europa, el Medio Oriente y algunos países en Asia.

 

Están subclasificadas en lenguas indoarias como el sánscrito, un idioma muy usado en la antigüedad clásica de la India, el Rigveda o himnos para los dioses es un ejemplo clave en este idioma; lenguas iranias que en la actualidad hablan alrededor de 150 millones de personas con idiomas como el avéstico, persa antiguo y el iranio moderno; y por último las lenguas nuristaníes, que se hablan aún hoy en día en la región de Nuristán, Afganistán. Otros idiomas comprendidos en esta rama son el hindi-urdu, bengalí, persa, baluchi, pashtu, dhivehi, cingalés, nepalí, osetio, kurdo y romaní (que es principalmente hablado por los gitanos en casi toda Europa).

 


 

Abrir chat
Platiquemos por whatsapp